21 jun. 2014

DEN 2. 16-Regreso al pasado

Al norte del Arrabal, a la altura del muro que separaba Metrópolis y la Zona Fantasma, había un torrente por lo general seco, el Canal, que se adentraba en la oscuridad de la ciudad deshabitada. Con la expansión del Arrabal, se habían construido diques, contenciones, desvíos y salidas de agua para proteger las casas de las crecidas que a veces se producían. Allí se encontraba la base de los Rapiñadores, los cazatesoros, y cerca, un obelisco negro de diez metros de altura, con una placa que rezaba: «En memoria de aquellos que dieron sus vidas para proteger la civilización». Alrededor, por inercia se había erigido el cementerio del Arrabal. Contemplando en silencio el epitafio estaban Jack y Barry, abrumados por un huracán de emociones al evocar aventuras pasadas, al recordar amigos y compañeros que ya no estaban entre ellos. Para Jack, supuso un topetazo importante, pues su mejor amigo yacía ahí debajo. Andrew, el mejor motero del mundo, por fin había sido vengado, sólo unos meses atrás. Y a pesar de ello, Jack sabía que le había fallado al desconectar de todo durante tantos años, al olvidarse de Yak'i, aquel por quien se debía todo. Y susurró un «lo siento» y se prometió que no volvería a suceder. A su lado, Barry lo animó poniéndole una mano en el hombro.
—Murió con dignidad, ¿verdad?
—Sí, no podía ser de otra forma. Murió luchando —respondió Jack. Pero mentía un poco, ya que su amigo motero había sido degollado por sorpresa, de manera rastrera, cuando le pisaban los talones a Yak'i por los pasillos de su base secreta.
—Me quitas un peso de encima. Cuando salisteis en persecución de los Revientacalles sufrimos mucho. Algunos quisimos ir por vosotros, auxiliaros, pero aquí la cosa no había terminado. Nos referimos a aquello como la Batalla del Canal, y desde luego fue la mayor crisis de la pasada década—explicaba Barry—. El regreso de los Corredores, la nota que nos dejaste, la noticia de Andrew… Fue un duro varapalo.
—Me llevé mucho equipo de la organización —confesó Jack.
—Sí. Se hizo una excepción por las circunstancias y está olvidado —lo tranquilizó Barry.
—Gracias. ¿Y los demás?
—Joey sobrevivió de milagro, hace mucho que no sé de él. Walt sigue ejerciendo. Nuestra organización quedó tan mermada que apenas se siguen realizando partidas. Ahora se va mucho por el sector Sur. Y de los Revientacalles no se ha vuelto a saber nada.
—¿Qué pasó con la base de Yak'i?
—El gobernador Wallace la reclamó, y la mantiene cerrada la Cruz Escarlata.
—Pensé que Yak'i podría estar con los Revientacalles, o haberse escondido ahí, pero por lo que cuentas y por lo que me dijo el Viejo Ermitaño, no sé.
—¿Qué te ha dicho?
—¡Nada! El muy desgraciado me suelta «está en Metrópolis» y me echa de su casa —dijo, con evidente mosqueo, Jack—. ¿Y por qué iba a creerle? He sido un idiota por tragarme tonterías sobre videntes, pero no sabía por dónde empezar. Lo que más me extraña es que tú seas quien me lo haya recomendado, Barry.
—Tú y yo hemos visto cosas increíbles a menudo, Jack, y yo a estas alturas me lo creo todo —se defendió el barman.
—¿Crees que…? —fue a decir Jack.
—Di, di.
—Quizás Yak'i tiene algo que ver con la Cruz Escarlata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario