30 dic. 2011

D.E.N.: Jack. 100-Roc Negro derribado

6 comentarios:

  1. Cruel e inesperado. El Páramo es así 8D
    Yo ya lo imaginaba reventado en un accidente, pero ha sido más cruenta la cosa XD.
    Menos mal que por ahora Jack no recibe más palos, el pobre parece un saco de boxeo de las ostias que se lleva siempre.

    ResponderEliminar
  2. Ya volverá a recibir, ya, pero al menos ya no es por incauto o inocentón XD.

    ¡A tomar por culo el Gran Corredor!

    ResponderEliminar
  3. Mira, con este capítulo me has hecho recordar uno de mis dibujos, que ni siquiera era de Deus: http://browse.deviantart.com/?qh=&section=&q=nom+tiem#/d3f0sjo

    ResponderEliminar
  4. Hostia XD. Te juro que ni lo había visto...

    ResponderEliminar
  5. Ostia qué redondo. Que bueno el enlace del principio y el final, y ese sarcasmo que me ha sonado a granada explosiva.
    Desde luego, me lo he pasado pipa con esos tortazos y ese tipo dando volteretas. No he encontrado fallo alguno.
    Por cierto, abrojos, ¡tú también te has fijado en esa palabra! je, je. Muy del medievo.
    Es una literatura tremendamente plástica, que se lee "cual con pértiga".
    Desde hoy amo a los Rocs, que saben cuidar de sus crías.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Buenas, Igor, me alegro de que te haya gustado.

    Me da cierta pena cargarme al Gran Corredor, pero así son las cosas en el Páramo y así os las hemos contado (o como se diga XD).

    ResponderEliminar