12 jul. 2010

D.E.N.: La Tierra Prometida. 71-De las sombras


3 comentarios:

  1. Tienen algo de mitológico, las dos bestias sueltas. Como dos titanes. ¡Titanes en un mundo post-nuclear! Eres un puto genio, macho ^^. Que no sean solo los japos los únicos que utilicen gigantes, claro que sí :)
    La reacción de Koral es comprensible: cerrar el taller y largarse del Arrabal... Cualquiera haría lo mismo. Y el destino del último hombre de Leon, pues... a los bocazas les pasan esas cosas XD. Nunca te fíes de los niños en un mundo arrasado, porque pueden ser más peligrosos que los adultos.
    Y la micro-escena inicial de las galletitas, tan sutil... Podría haber rollo entre Nina y Jack ^^. Aunque me parece que de momento el tío no está para romances.

    ResponderEliminar
  2. No podían faltar monstruos gigantescos por culpa de la radiactividad XD.

    Los hombres de Leon... Lo cierto es que por pereza aún no les he puesto nombres propios. Cuando me de por ahí les pondré nombres, que lo de "secuaces de Leon" llega a cansar XD.

    Jack niño cree que ha ayudado a Koral matando a ese lacayo de Leon, pero evidentemente es una tontería. No sirve de nada eso, Leon se enterará en cuanto vuelvan, sí o sí.

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja, un tipo con muchs amigos este lacayo de león. Aquí, como en una zona de guerra, el valor de la vida es muy relativo. Lo de los nombres, a veces no es necesario poner nombre a un colectivo. Así el lector se orienta mejor, pero vaya, eso va a gusto.
    Los diálogos siguen siendo muy vivos.
    Lo de los Oh desconectados, como si fueran una red de ordenadores, me ha encantado. La cabeza me ha hecho "click".
    Saludos.

    ResponderEliminar